Connect with us

Coberturas

Peso Pluma dominó en su tierra Guadalajara ante 25 mil personas en el Estadio 3 de Marzo




  • >
  • >

Published

on

La música cambia y, por ende, la industria. Los ídolos suben o caen, y es inevitable que ya estemos a punto de finalizar el 2023. En 2013, todo era distinto, e incluso antes de la pandemia, todo era muy diferente. A pesar de las burlas y quejas, los corridos tumbados están dominando la escena musical de manera masiva a nivel global. Uno de los más codiciados, Peso Pluma, obtuvo su primer estadio en su natal Guadalajara el 27 de octubre, ante 25 mil personas en el Estadio 3 de Marzo.

Después de realizar una inmensa gira por Estados Unidos en los recintos más grandes del país vecino, finalmente sus seguidores tuvieron la oportunidad de escucharlo en vivo sin problemas. Recordemos que este mismo año se presentó en el Auditorio Telmex y nadie pudo asistir, ya que las entradas se agotaron en cuestión de horas.

Tal vez sea el sonido o su voz ronca, pero ha gustado y lo mezcla para cantar versiones del siglo XXI de los tradicionales corridos mexicanos, canciones dramáticas en español que se remontan a la Revolución Mexicana. A medida que su estrella sigue en ascenso en los servicios de streaming, la música de Peso Pluma se ha convertido en el sonido de algo muy antiguo haciendo algo muy nuevo.

La noche del viernes 27 de octubre, lo más nuevo llegó con «Génesis», un fabuloso álbum en el que las mejores canciones se sienten firmemente tradicionales, deslumbrantemente juveniles, nobles, íntegras y en contra de todas las probabilidades. En el escenario, su banda de acompañamiento, compuesta por siete miembros, tocó instrumentos acústicos casi exclusivamente, incluyendo un contrabajo llamado tololoche que retumbaba y crujía; un par de trompas altas, las charchetas, que tartamudeaban y latían; y una guitarra requinto que gorjeaba como un ave del paraíso peligrosamente cafeinada.

Junto a toda esa energía laberíntica, Peso Pluma entonó letras sobre el amor y la amenaza a través de su singular combinación de garganta y senos nasales, sonando tan disgustado, encantado o angustiado como lo requería cada momento. Durante las afirmaciones de «Rubicón» en contra de todos, recorrió de manera magistral la intrincada instrumentación de la banda como si estuviera de puntillas. Sobre los ritmos exquisitamente arrastrados de «Bye», una balada sobre un romance evaporado, pronunció el estribillo titular de una sola palabra como el aire que escapa de un neumático. Mezclado con una producción masiva apta para cualquier Astro Pop global.

Se sentía tan fácil comprometer tanto la mente como el cuerpo con esta deliciosa tensión y relajación, pero se sentía aún más fácil percibir que nadie en todo el lugar estaba escuchando a Peso Pluma más de cerca que Peso Pluma. Ocasionalmente, se colocaba directamente entre sus músicos de charcheta, sacudiendo la cabeza de un lado a otro en su cruzado balbuceo, incapaz de decir una palabra. Otras veces, se inclinaba junto al tololoche, absorbía los graves y luego se desplazaba por el escenario como una piedra, bombeando un puño enguantado en dirección a Dios, como si estuviera bailando al ritmo de una canción de trap que no estaba presente.

A menos que lo estuviera. Peso Pluma claramente sabe cómo escuchar el presente latente en la música del pasado. Estaba allí mostrándonos cómo hacerlo también. En cuanto a todas esas miradas de emperador en dirección a su joven y extasiado público, tal vez esa sea simplemente la expresión de escucha de Peso Pluma: una nueva estrella mirando hacia el futuro mientras sus oídos se adaptan al sonido de su porvenir. Tras múltiples amenazas, su Doble P Tour se vio obligado a cancelarse en varias ciudades, lo que da a entender que solo dará espectáculos en Estados Unidos por algún tiempo antes de volver a verlo en tierras mexicanas.

Artículo por parte de Revista101.com

Lo +leído