Contáctanos

Noticias

Ingeniero de sonido explica cómo se grabó “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin

Publicado

en

led zeppelin whole lotta

Eddie Kramer fue el el ingeniero de sonido a cargo “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin perteneciente al segundo disco de los británicos que salió en 1969 y en conversación con Gibson conversó a cerca de cómo hizo para pulir la canción.




La grabación de “Whole Lotta Love

Al sudafricano le preguntaron cómo se grabó guitarra de Jimmy Page, precisamente en la parte del medio en donde hay sonidos raros y psicodélicos justo antes del solo.

“Esta canción no fue grabada como tal. Fue una mezcla que hicimos ambos y todo el disco duró unos dos días en un fin de semana, pero fueron ocho los temas en la que trabajamos”, dice Eddie Kramer.

Leer Más:  Michael Sweet (Stryper): "No hay una solución más sólida para nuestra agitación mundial que Jesús"

Whole Lotta Love“, así como “Led Zeppelin II” fue producido en varios estudios de Gran Bretaña y Estados Unidos. Precisamente esta canción se hizo en una consola muy antigua tenía controles de volumen rotatorios y no los que deslizan como estamos acostumbrados, además de un tocadiscos, máquinas para delay.

led zeppelin ii

Los británicos en la era Led Zeppelin II (1969)

“Mi trabajo fue interpretar lo que había en la cinta y hacer de eso algo emocionante. La idea fue panear esas cosas de lado en lado para darle la vuelta. Le di un sonido rítmico al thermin y los platillos seguían”, explicó.

La dificultad es que en la mezcla estaba la voz de Robert Plant y procedía cuando consideraba que era apropiado: “para recoger las frecuencias bajas tuve que sentarme en el estudio por un día. Eso costó mucho dinero, amigo”.

Leer Más:  Vándalos roban guitarras en medio de protestas contra racismo (+VIDEO)
La semejanza de Jimmy Page y Jimi Hendrix

A parte de trabajar con Led Zeppelin y Kiss, Eddie Kramer grabó los tres discos solistas de Jim Hendrix y aseguró que los guitarristas se parecían en que estaban muy concentrados y que sabía lo que hacían.

“Solo les hacía comentarios. Nunca les trataba decir qué hacer, pero daba mi opinión si pensaba que estaba bien o mal, tal vez el tempo o les preguntaba qué es lo que pensaba. Era una interacción distinta, pero el camino, la dirección, la interpretación y el deseo de llegar al límite era imparable”, comentó el ingeniero.

Anuncio
Anuncio

Lo +leído

X