Contáctanos
NUESTRAS WEBS:

Noticias

Jeff Hanneman: el guitarrista de Slayer que aprendió el arte de la guerra de su familia

Publicado

en

jeff hanneman muerte
El guitarrista siempre será recordado como la mente maestra detrás de cada disco de Slayer (Foto: Difusión)

[ratings]
Hace como 20 años que Jeff Hanneman naciera, su padre desembarcaba en Normandía para luchar la segunda guerra mundial y sus hermanos pasaron el infierno de la guerra de Vietnam.

No cabe duda de que el americano estuviese portando un rifle si es que no fuera por la guitarra y más aún por ser un pionero del thrash metal junto a su banda Slayer.




Jeff Hanneman nació un 31 de enero de 1964 en el seno de una familia veterana de la guerra y la fascinación por los combates bélicos nació desde temprana edad por las historias que escuchaba, la TV y las películas.

Leer Más:  Black Sabbath pierde contra Queen en torneo de bandas

El guitarrista se unía a sus hermanos a construir modelos de tanques, aviones y su fascinación empezó cuando su padre que era de origen alemán, pero luchó para los aliados, le regaló medallas de la segunda guerra mundial.

Para cuando fundó Slayer en 1981 junto a Tom Araya, Kerry King y Dave Lombardo todavía mantenía esas costumbres y se dice que su colección más preciada fue la Cruz de Caballero la cual se lo compró de un fanático.

Leer Más:  Los 40 mejores álbumes debut en el Thrash Metal

Además, fue un gran amigo de Lemmy Kilmister de Motörhead que compartía el mismo hobby y se pasaban horas hablando sobre guerra, tácticas de combate, armas y más temas relacionados.

Para Slayer, contribuyó con además de sus afiladas guitarras, letras bélicas de canciones como “War Ensemble”, “Angel of Death“, “South of Heaven“, entre otras. Hoy ni Jeff, ni Slayer existen en esta tierra que vio una fugaz pero contundente ráfaga de thrash.

Anuncio
2 Comments

2 Comments

  1. Gustavo

    03/05/2020 at 2:41 pm

    Interesante historia,pésima redacción.

  2. Piotr

    04/05/2020 at 3:32 am

    Empezó muy interesante la nota, reconocía la historia del padre, pero termina en la nada la nota..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Lo +leído

X