Connect with us

Curiosidades

«Niños que Mienten: Orientaciones para Padres ante esta Conducta»




  • >
  • >

Published

on

Las mentiras en la infancia han sido objeto de estudio en el ámbito psicoanalítico, ya que a menudo reflejan la ansiedad o el temor de los niños a las consecuencias de la verdad. En este artículo, exploraremos las razones detrás de las mentiras de los niños y cómo los padres pueden abordar esta conducta.

Las mentiras de los niños pueden estar relacionadas con la evitación de castigos, la búsqueda de atención, la protección de secretos personales o incluso como una forma de comunicar una verdad difícil. Estas mentiras y secretos a menudo reflejan conflictos internos y emociones como culpa, miedo o vergüenza.

Los psicoanalistas consideran que las mentiras de los niños a menudo tienen una manifestación simbólica, donde los niños expresan sus pensamientos, deseos y emociones a través de metáforas y símbolos. Por ejemplo, pueden contar historias imaginarias para hablar de situaciones amenazantes en su vida.

Las mentiras también pueden servir como una defensa psicológica contra situaciones o emociones angustiantes. Los niños pueden ocultar información o distorsionar la verdad para protegerse de conflictos, culpa, remordimiento o posibles castigos.

En lugar de reprender a los niños por sus mentiras, los padres pueden abordar esta conducta de manera comprensiva. Cuando se trata de mentiras inofensivas que intentan solucionar un problema, se puede agradecer al niño por su intención positiva, pero recordarle que no es necesario hacerlo.

Si las mentiras involucran construcciones imaginarias más elaboradas, los padres pueden entrar en el mundo del niño para comprenderlo mejor y, si el niño lo desea, compartir sus preocupaciones. Esto puede ayudar al niño a sentirse seguro y finalmente hablar de lo que lo preocupa.

Cuando se trata de mentiras para evitar responsabilidades, es importante enseñar a los niños que siempre es mejor decir la verdad y enfrentar las consecuencias. Para los adolescentes, es crucial establecer límites apropiados y ser coherentes con las expectativas familiares.

La honestidad y la mentira son conceptos complejos que pueden variar según el contexto cultural y familiar. Enseñar a los niños sobre la importancia de la honestidad es una forma de inculcar valores éticos y fomentar un comportamiento ético.

Es esencial recordar que los niños buscan la verdad y la compasión. Cuando mienten, generalmente están ocultando una verdad subyacente. Los padres pueden desempeñar un papel importante al comprender y guiar a sus hijos a través de estas situaciones.

  • Sonia Almada es Licenciada en Psicología y ha dedicado su carrera a la erradicación de la violencia hacia la infancia y juventud.
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo +leído