Connect with us

Curiosidades

21 años de «Brave New World» de Iron Maiden: los seguidores del Cuartel eligieron su canción favorita

Published

on

Iron maiden brave new world

Corría el año 2000 y el mundo era bastante diferente al de ahora: la gente se estaba recuperando de la conmoción del Y2K yendo a ver Gladiador o Misión: Imposible 2 en el cine (o Lo Que Ellas Quieren, si no tenías amor propio), la internet era bastante más lenta y limitada de lo que es ahora, y el mundo disfrutaba sus últimos días de relativa paz antes que los ataques del 11 de septiembre dieran excusa a los Estados Unidos para iniciar la «Guerra contra el Terrorismo» que sigue al día de hoy.

En el plano musical pesado, el nu metal dominaba el mainstream, faltaba más de un puñado de años para que cualquiera incluso pensara en una vuelta del thrash metal y a fines de ese año Linkin Park redefiniría lo que era un «éxito de ventas», acompañando cientos de miles de videos tristes en los años venideros. Pero si eras fan del metal clásico, los últimos años había sido bastante difíciles, más allá de la explosión de la corriente europea del power metal. Sin embargo, este primer año del nuevo milenio tuvo un par de joyas, marcando el comienzo de una recuperación de popularidad que seguiría en los años siguientes.

Uno sería Resurrection, el debut solista de Rob Halford, que en ese momento todavía era excantante de Judas Priest y decidía volver a sus raíces metálicas luego de una década de experimentar con sonidos más modernos, algo que se confirmaría tres años después con la vuelta a su banda madre.

El otro, y el que de verdad tenía a la gente expectante, fue Brave New World, el álbum que marcaría la vuelta definitiva del cantante Bruce Dickinson y el guitarrista Adrian Smith a Iron Maiden. La Doncella de Hierro se había pasado los noventas en aguas turbulentas, y aunque en tiempos más modernos haya varios que reivindiquen esta etapa del grupo, lo cierto es que en su momento tanto The X Factor como Virtual XI habían estado muy por debajo de lo que se esperaba de una leyenda tal, con un Blaze Bayley al que las botas de Dickinson le habían quedado demasiado grandes y, sobre todo, una composición que nunca logró adaptarse al rango de voz del ex Wolfsbane.

El 29 de mayo de ese año, Brave New World llegó a las bateas de las disquerías de todo el mundo, y el público metalero se regocijó con un álbum a la altura de un catálogo como el de Iron Maiden. Siendo su primer álbum como un sexteto de tres guitarras, debido a que el guitarrista Janick Gers conservó su puesto junto a Dave Murray luego de la vuelta de Smith, este álbum número 12 marcaría las tendencias progresivas que definirían a los trabajos de la Doncella en el nuevo milenio, con canciones más largas y una composición más compleja, pero siempre manteniendo esa chispa propia.

Es por eso que este 29 de mayo, decidimos homenajear a este álbum en su cumpleaños N.°20 hablando sobre las canciones de este álbum que son las preferidas por los fans de El Cuartel. Entre el 22 y el 28 de mayo, llevamos a cabo una encuesta entre los fans, y estos fueron los resultados. Si la suma de los resultados no da un «100 %» perfecto, tengan en cuenta el redondeo que se suele hacer con estos números.

10 – “THE MERCENARY» (0,7 %)

En el último puesto de la lista, tenemos a «The Mercenary», quinta canción del álbum y una que Iron Maiden no ha vuelto a revisitar en vivo desde la gira de Brave New World. Personalmente es un caso donde el puesto y el tratamiento de la banda tiene sentido: no digo que sea una canción mala, pero es una de esas canciones más directas de las que Maiden tiene de a montones en su catálogo de clásicos, y muchas de ellas tienen el beneficio de haber sido lanzadas antes y tener la nostalgia de su lado. Pero ciertamente es una de las de estilo más clásico de Maiden en Brave New World: metida en alguno de sus álbumes de los ochentas junto a Dickinson, estaría lejos de quedar fuera de lugar. Lo cual es muy particular, siendo que había sido escrita para Virtual XI: tal vez el hecho de quedar como «el sobrante del álbum anterior» le haya llevado la contra. Pero de cualquier manera, al menos podemos decir que tiene sus fans.

Yendo al costado lírico, «The Mercenary» trata acerca de la vida de un cazarrecompensas más que de un mercenario hecho y derecho, pero la banda prefiría la palabra «mercenary» porque sonaba mejor. Hay una parte extremadamente sutil en el uso de la palabra «diablo», así en español, en la letra, ya que terminó llevando a pensar en que la canción estaría inspirada en Depredador, el clásico del cine de acción ochentoso con Arnold Schwarzenegger, siendo que una de las nativas de la película llama al Depredador de esa manera. Ciertamente, una de las referencias líricas más sutiles de la carrera de la banda.

9 – “THE NOMAD” (1,5 %)

Otra de las que originalmente había sido escrita para Virtual XI, a diferencia de la canción anteriormente mencionada «The Nomad» tiene claramente una tendencia progresiva, con una sección principal marcada por un riff entrecortado y el interesante uso de melodías orientales en varias momentos, llevando a la canción a durar poco más de 9 minutos, la segunda composición más larga del álbum. Que Iron Maiden nunca hayan tocado esta canción en vivo es ciertamente una oportunidad perdida, siendo una de las más interesantes en cuanto a los elementos utilizados.

LEER TAMBIÉN:
Aftershock el mayor festival de rock pesado de California este 2021

Hablando de melodías orientales, son usadas por una razón en especial: la canción está inspirada en los guerreros beduinos, una tribu árabe que habita la zona del norte de África y la península arábiga. El bajista Steve Harris también citó la influencia de Lawrence de Arabia, el clásico del cine épico británico de 1962, continuando con la inspiración de las películas en la obra de la banda.

8 – “THE FALLEN ANGEL” (3,7 %)

En una entrevista con el periodista Johnny B, Steve Harris mencionó que la gran influencia detrás de la música de «The Fallen Angel» fueron las leyendas del rock pesado irlandés Thin Lizzy, de quienes Maiden han grabado el cover «Massacre» en el pasado. El bajista habla de cierta influencia celta en la canción, aunque si uno no conociera la obra de Thin Lizzy no sería tan fácil notarla: esto es porque la influencia de los irlandeses se siente en el sonido general de Maiden a lo largo de toda su carrera, por lo que este podría ser un riff clásico de la banda y nadie lo cuestionaría. Otra de las canciones más «directas» del álbum, tiene una gran melodía en el estribillo, y personalmente creo que sería una adición perfecta a las listas de canciones en vivo, siendo que apenas la incluyeron siete veces (extrañamente, la última de ellas en el Monsters of Rock Argentina de 2001).

La inspiración lírica detrás de la canción es un poco más ambigua que de costumbre, pero la banda la ha definido como una canción sobre la lucha entre el bien y el mal, con un sacrificio de por medio. La mención del Azazel, el «chivo expiatorio» que era sacrificado para liberar de culpas al pueblo en la tradición judía, marca una clara influencia bíblica.

7 – “THE THIN LINE BETWEEN LOVE & HATE” (5,9 %)

Empatada con «The Loneliness of the Long Distance Runner» y «Bring Your Daughter… to the Slaughter» como el título de canción más largo de Iron Maiden y la única con un ampersand en su nombre oficial, «The Thin Line Between Love & Hate» cierra el álbum con otra duración de corte épico, con ocho minutos y medio de cambios de ritmo.

A diferencia de muchas otras canciones de la era Dickinson, «TTLBL&H» no tiene una inspiración lírica obvia (a menos que la horrible comedia romántica de Martin Lawrence A Thin Line Between Love and Hate haya sido una inspiración, hipótesis que descartaremos inmediatamente y nunca volveremos a mencionar), teniendo más un tema general de la lucha entre el bien y el mal. Esto puede recordar a la anteriormente mencionada «The Fallen Angel», pero en este caso hablamos de una lucha más personal: no tanto de dos facciones, sino de una persona dividida en la decisión entre el bien y el mal.

6 – “OUT OF THE SILENT PLANET” (9,6 %)

Con un riff inicial con cierta influencia de rock celta (cortesía nuevamente de Thin Lizzy), «Out of the Silent Planet» fue el segundo single editado por Maiden para promocionar Brave New World, y tiene sentido: mientras el primero «The Wicker Man» mostraba al Iron Maiden de riffs marcados y estructuras más directas, «Out of the Silent Planet» es más compleja, con coros y distintas atmósferas a lo largo de sus seis minutos.

La inspiración detrás de la canción es Forbidden Planet, una de esas películas que parece ser más conocida por el público a través de referencias que por haber visto la película en sí, más allá de que entre muchos círculos de fans de la ciencia ficción sea considerada un clásico de las obras de los cincuentas, además de ser una de las más revolucionarias en cuanto a efectos e historia. Al tratar de un planeta desolado y teniendo ciertas conexión con La Tempestad de William Shakespeare (la cual no será la única referencia a la obra en este álbum, al menos indirectamente), termina siendo una inspiración perfecta para una canción de Iron Maiden.

5 – “BRAVE NEW WORLD” (10,6 %)

Siendo la canción que da nombre al álbum, era de esperarse que «Brave New World» quedara bastante alta en la lista, e incluso sorprende que no quedara más alta. Pero de cualquier manera hablamos de un puesto respetable para una canción igualmente respetable, y una que se ganó su puesto en los recitales de la banda por el resto de la década. Con una introducción de suaves punteos de guitarra y un Bruce Dickinson de describe perfectamente la desolación de este «nuevo mundo», la canción termina explotando en su estribillo y marca uno de los mejores momentos del álbum.

La inspiración es obvia desde el título: la novela Brave New World de Aldous Huxley (conocida en español como Un Mundo Feliz), describiendo un mundo futurista distópico marcado por la estratificación social basada en la inteligencia, la deshumanización y el uso del placer mundano para mantener a la población controlada. Varios analistas han dicho que BNW provee la versión capitalista de la distopía dictatorial descrita por George Orwell en 1984, dando una influencia que sigue al día de hoy. El nombre de la obra proviene de La Tempestad de William Shakespeare, y su obra funciona como un nexo con el mundo antiguo que este gobierno mundial quiere dejar atrás.

LEER TAMBIÉN:
Rob Halford y la vez que cantó en una banda de "Metal Industrial / Electrónica"

4 – “DREAM OF MIRRORS” (11,8 %)

Por lejos la canción más larga del álbum, «Dream of Mirrors» es otra experiencia progresiva en el álbum, con secciones bastante largas para lo que es una canción de Maiden: después de la intro, la sección «tranquila» se extiende por más de dos minutos antes de llegar al estribillo. Esta fue una de las canciones que habían sido escritas para Virtual XI, e incluso el excantante Blaze Bayley dijo haber contribuido a la canción, aunque finalmente no fue acreditado.

«Dream of Mirrors» explora el tema de estar atrapado en un sueño, en este caso uno que incluye un laberinto de espejos. Según Bruce Dickinson, la parte sobre «soñar en blanco y negro» fue inspirada por experiencias que le sucedieron a Steve Harris, que suelen ser una inspiración en otras canciones. En una entrevista con Classic Rock, Dickinson dijo que ese era uno de los mejores estribillos y letras que el bajista haya compuesto.

3 – “BLOOD BROTHERS” (16,2 %)

Ya entrando en el top 3, tenemos a «Blood Brothers», canción que incluye arreglos orquestales y que de cierta manera podría considerarse «la balada» del álbum, aunque no siga ese formato de manera hecha y derecha. Sin embargo, sigue siendo una canción enorme: una de las mejores introducciones de una canción en la carrera de Maiden, y un estribillo que explota acompañado por los violines de fondo. Esta es la única canción acreditada únicamente a Harris en el disco.

Desde un punto lírico, esta es una de las canciones más personales de Iron Maiden: de la misma manera que «Remember Tomorrow» estuvo basada en la muerte del padre del cantante de Paul Di’Anno, «Blood Brothers» se basa en la muerte del padre de Steve Harris, llamándolo «un hermano de sangre» en la canción. Pero a lo largo de los años la canción ha tomado diversos significados, siendo tanto dedicada tanto a la pérdida de otros seres queridos, como para representar la relación de la banda con sus fans y entre ellos, usando ese mismo término.

2 – “GHOST OF THE NAVIGATOR” (18,4 %)

¿Habrá alguna razón por la que el Top 3 de esa encuesta casi coincida con la posición de las canciones en el álbum? Vaya uno a saber: siendo que el heavy metal es un género muy basado en álbumes, la posición de las canciones puede terminar afectando cómo uno las ve. Pero no se crean que esto descalifica la posición de «Ghost of the Navigator» en la lista: teniendo uno de los mejores riffs principales del álbum y una introducción que va de la mano con ello, esta canción de casi siete minutos tiene su lugar en los corazones de muchos fans, y siguió en las listas de la banda por muchos años después de la gira de presentación.

Esta es otra de las canciones de Iron Maiden que no tiene una inspiración directa detrás, sino que está basada en «tema» más general. En este caso, el tema es la navegación, y los peligros relacionados con una vida de aventuras. El narrador es un marinero viejo, que ha experimentado mucho y que se encuentra en su último viaje, sirviendo también como una alegoría sobre la vida y la muerte.

1 – “THE WICKER MAN” (22,1 %)

Al momento de comenzar esta encuesta, el primer puesto estaba mucho más peleado de lo que uno hubiera esperado: el Top 3 fue cambiando sus posiciones varias veces, y al final las diferencias de porcentajes terminaron siendo mucho más chicas de lo que se había pensado. Pero con el paso de los días las posiciones se fueron acomodando, y al final el ganador de la encuesta parecía extremadamente obvio: «The Wicker Man» se terminó llevando el premio a la canción preferida por nuestros. Y tiene sentido: no sólo fue el primer single editado del álbum, sino que también fue el primero de la nueva etapa de Maiden junto a Bruce Dickinson, marcando el fin de la época más oscura de la banda y vaticinando dos décadas más de éxitos. Y la posición en esta encuesta se puede justificar más allá de la nostalgia y las expectativas: con un riff reconocible y efectivo (y sospechosamente parecido al de «Running Wild» de Judas Priest) y un estribillo enorme, la canción que abre Brave New World anunciaba a los cuatro vientos que la Doncella estaba de vuelta en el ruedo.

«The Wicker Man» está basada en la película del mismo nombre de 1972, producida por British Lion Films (ninguna relación con British Lion, la otra banda de Steve Harris, hasta donde sepamos). Considerada uno de los grandes exponentes del «horror folclórico», la película narra la historia de un policía investigando la desaparición de una joven y encontrándose con un culto pagano en las remotas islas Hébridas en Escocia. Más tarde en 2006 se haría una versión estadounidense con Nicholas Cage como protagonista, que sería destruida por la crítica y daría lugar a uno de los memes más grandes de la carrera del actor, pero eso lo podemos dejar para otro día (o nunca). Lo cierto es que es una inspiración perfecta, y una que la banda logra capturar en esta canción, una que siguen incluyendo en sus presentaciones en vivo hasta el día de hoy.

Por: Martín Cirillo

Director de el grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016. 30 años

Advertisement
Advertisement

Lo +leído

X